El color oscuro -violáceo, púrpura o morado- de frutas, verduras, legumbres y cereales indican ante todo que son ricas en antocianinas, tipo especial de flavonoides con notables propiedades terapéuticas; de hecho son poderosos antioxidantes, antiinflamatorios y hasta antitumorales. Por eso su consumo se recomendó en las civilizaciones antiguas ante cualquier problema de salud. Y es que tienen más propiedades terapéuticas que el mismo alimento cuando el color de éste es verde o amarillento. Téngalo pues en cuenta cuando acuda a comprar al mercado y elija -siempre que sea posible- las variedades más oscuras. Son mejores para la salud. Como lo son las que han madurado en la planta y se compran recién recogidas: saben mucho mejor y sus propiedades son igualmente mayores. (DISCOVERY SALUD)

 

Share This